2020 que número tan bonito.

Comienza un nuevo año, una nueva etapa cargada de 365 nuevas oportunidades de soñar, disfrutar, reír, llorar, dormir, crear… y lo que nos apetezca hacer.

¿Cómo ha comenzado el año para vosotros? Yo sinceramente no terminé 2019 con las mejores de las noticias, energías o ganas, pero en estos primeros días de descanso me he recuperado un poco y puedo decir que no hay mal que por bien no venga, que le doy paso a mi yo más optimista y a seguir hacia delante.

Como bien sabéis en diciembre hago mi reto locura en mi canal de Youtube, dónde subo un vídeo cada día, del 1 al 31 de diciembre, por eso de acabar bien el año y con vosotros a mi lado no hay mejor compañía 🙂

Os dejo aquí la lista de reproducción con todos los vídeos, por si os habéis perdido alguno.

Reflexión de diciembre 2019

Ha sido un mes durillo con mucho trabajo y poco descanso pero ha sido un mes cargado de ilusión, risas y amor. Este año las fiestas me han volado, literalmente, no me he dado ni cuenta y ya estábamos con las campanadas. Ha pesar de haber disfrutado del tiempo en familia, las comilonas, el ponerme guapa y el recibir regalitos, me ha sabido a poco. No sé porqué este año ha pasado todo tan deprisa, ¿soy la única que tiene esa sensación?

Uno de los highlights de este mes es lo mucho que he disfrutado de la familia. Fue el cumple de Berta y lo pasamos entre mojitos y plátanos, también fue el cumple de Maria y cogimos toda la familia y nos fuimos a una granja. Solo os digo que disfruté yo más que la niña hahaha Pero lo mejor fue la Nochebuena, cuando Maria se volvió loca con los regalos y fue lo más bonito del mundo. En fin, han sido días de pasar en familia, comer y regalitos varios, pero como os digo, me han pasado demasiado rápido.

Después de todas las fiestas, Albert vino a pasar unos días conmigo y aprovechamos estos días de vacaciones para relajarnos, dormir mucho, ver The Witcher y leer. Era justo lo que necesitaba para poder desconectar y respirar más tranquila.

Fin de año no se presentaba muy animado, la verdad, no tenía ni plan ni muchas ganas de celebrar, hasta que al final apañamos una cena con mi sis, mi hermana: mi mejor amiga Berta. Nos montamos una tabla de quesos tremenda, y «total, solo somos dos», fue la frase de la noche porqué en principio tenían que venir dos personas más a cenar y al final solo fuimos nosotras y habíamos compramos comida para un regimiento hahaha También hicimos la playlist más épica con todos los hits de nuestros ya más de 10 años de amistad (a petar está de pachangueo y reggeton cutre, que nos encanta), bebimos muchas Desperados, esperamos impacientes para ver el vestido de la Pedroche, (sí, sorry yo también caigo con estas cosas) y en fin, poder tenerla a ella a mi lado precisamente ese día, fue la mejor manera posible de terminar el 2019.

I love you sis!

Pues bien, como os digo no terminé 2019 con la mejor de las actitudes pero gracias a Berta y a Albert, que vino después, pues me animé. Y es que no hay nada, ni bache, ni roca ni inconveniente que se nos ponga por delante, que nosotros no podamos superar. Y fue Berta quien me hizo ver la situación desde otra perspectiva, me ayudó a verlo como una oportunidad, no una pérdida. Una nueva oportunidad de crecer, mejorar y seguir evolucionando. Y escuchar sus palabras en ese momento fue un gran alivio.

Estos primeros días de enero me estoy dedicando a preparar vídeos y trabajar en mis otros proyectos. Le estoy dando cancha a mi creatividad, haciendo mil brainstormings, buscando ideas para productos, diseños, volviendo a retomar el hábito de tocar el piano y cantar y también he comenzado a trabajar de nuevo en Grace. Estos últimos días de vacaciones, que además coinciden con mis vacaciones del canal (¡ya tenéis nuevo vídeo!) me están ayudando a empezar el año descansada, creativa y organizada.

Para afrontar este nuevo año estoy reflexionando mucho sobre objetivos, propósitos y proyectos a los cuales quiero invertirles mi tiempo, valorar realmente todo mi trabajo y tratar así de crear más y mejor. Por eso una de las grandes novedades de este año es que me he decidido a abrir un PATREON, dónde todos los que queráis podéis apoyarme económicamente para poder así, seguir subiendo vídeos y trabajar en nuevos proyectos. 

Hablemos ahora de lo que está por venir…

¿Qué me propongo para 2020? Para mí los propósitos y los objetivos son cosas distintas. Por un lado, los objetivos es algo que ya implica una fecha límite, una meta a conseguir (como podría ser obtener un título), y por otro lado, los propósitos son cosas que quiero incorporar a mi día a día, cosas por mejorar o maneras de salir de mi zona de confort, todo esto no tiene fecha límite, son cosas que quiero incorporar a mi estilo de vida a largo plazo 🙂

OBJETIVOS

  • Encontrar un nuevo trabajo
  • Seguir trabajando en el canal y llegar a 40.000 suscritores
  • Crear BokHug, el club de lectura (¡ya disponible en Goodreads!)
  • Lanzar mi marca de papelería (Hugme)
  • Trabajar en Grace 2 y tratar de publicarla (crucemos los dedos para que me dé tiempo a todo hahaha)
  • Seguir estudiando japonés y presentarme al N4
  • Sacarme el título de patrón de embarcaciones de recreo y volver a navegar

PROPÓSITOS

  • Estilo de vida más sostenible e incluir el Zero Waste en mi vida diaria
  • Seguir comiendo RealFood y mejorar mi salud (sobretodo con el colon)
  • Crear una rutina de sueño y tratar de dormir más y mejor
  • Aprender defensa personal, jiujitsu o karate
  • Viajar a Japón y aprender al máximo de su cultura
  • Salir más de mi zona de confort y probar cosas nuevas (actividades, arte, comida…)

En fin, 2020 se presenta con un inicio algo complicado, sobretodo en los próximos meses con mi búsqueda de trabajo y el viaje a Japón, pero no desistiré de crear, disfrutar y seguir aprendiendo.

Gracias a todos por vuestro apoyo, os deseo lo mejor en este año y que sigamos todos juntos hacia adelante!

Cris.